sábado, 2 de octubre de 2010

En Bici de el Portalet a Viena. Segunda parte

8 de Septiembre de 2010

La lluvia llega puntual y además a tope, no tiene pintas de parar así que me preparo y salgo a mojarme. En el puente cubierto incluso me pongo el pantalón de agua, y menos mal. La primera hora y media no para, pero yo voy poco a poco avanzando. La zona es preciosa, el río busca su paso entre las rocas y forma unos paisajes preciosos. Poco a poco deja de llover y casi se seca el camino, así que incluso encuentro un tiempo para comer en un banquito. Por dentro me voy mojando con la transpiración, y cuando decido pararme a quitarme lo impermeable y comer un poco, no hago más que salir y de nuevo la lluvia que me acompañará hasta el final. Me encuentro bien así que decido avanzar un poco más. Cuando ya pasadas las 5 llevo unos 120 Km. encuentro un bonito pueblo donde pararme. Buena decisión y buen lugar. Lavo, descanso y tomo mis primeras Brastbourg con medio litrito de cerveza. Con muy poquito ingles nos entendemos e incluso interactúo con una mesa de señores alemanes a los que les parezco gracioso. Aunque el día a sido duro por el tiempo he avanzado y me siento bien. Para el finde parece que mejora, así que a ver si avanzamos y nos acercamos al final.
Si me dejo llevar me siento mejor, pero en cuanto dejo que las preocupaciones tomen el mando, la ruta se endurece. Los lugares y las gentes le dan sentido a todo solo hay que ser lo suficientemente permeable.


9 de Septiembre de 2010

Donauwörth
Buenas sensaciones en esta etapa que alargo hasta los 148km para llegar a Donauwöurth y su albergue, llego pasadas las 19 ya que tarde en salir esperando a que la ropa se secase. Al rato de salir llego a la ciudad de Ulm (con la catedral más alta del mundo), y justo antes de llegar coincido con Paco y Marcos los primeros españoles desde que salí, así que aunque muy despacio hacemos unos Km. juntos y entramos en la ciudad a la oficina de turismo. Ellos van a quedarse así que nos despedimos, me compro un mapa que no me sirve para nada y a continuar. El tiempo aunque algo amenazador se comporta y por eso aprovecho para alargar el día. No son tanto los km a recorrer como el tiempo que pierdes tratando de seguir la ruta correcta, que muchas veces tienes que rehacer hasta el último punto donde viste una señal. Ya desde el exterior de Ulm la eurovelo desaparece y seguimos la Donau con unas señales amarillas que aparecen y desaparecen. La llegada al albergue en horario límite y cuesta arriba. Estoy con un neozelandes de 75 años en la habitación con muchísima vida. Compro Internet pero desastre solo lo puedo usarlo con el móvil. Hablo por teléfono pero me siento mal por el problemilla de Internet. Después a pesar de que no existía conexión, todo se soluciona por intervención de alguno de nuestros protectores y vuelvo a conectarme y puedo utilizar skype..por fin sonrisas y ánimo. Me acuesto pasadas la una de la mañana pero ha merecido la pena.
El correo alemán en bici

10 de Septiembre de 2010

Últimos mails en el desayuno y a pesar de levantarme pronto salgo con la tranquilidad y casi me dejo la cámara en la habitación. El día comienza raro y ya me medio pierdo al comenzar. Mi compañero de habitación a pesar de salir pronto ha tenido que volver ya que rompió su cadena. Las perdidas y reencuentro con la ruta son diversos, y tengo la sensación de perder mucho tiempo en parar mirar, ir para un lado..otro. Además aquí los paisajes son más continuos y menos variados, diques en el río, y agricultura en el resto. Hoy he visto un cultivo desconocido para mí, son unas plantas trepadoras que suben por unas estructuras preparadas hasta los casi 5 m, y luego he visto como los arrancaban enteros. Si mañana veo los fotografiaré.
Con mi compañero de habitación nos hemos llegado a reencontrar hasta 3 veces en el día de hoy así que hemos podido hacer algunos km juntos.
De nuevo he visto señales de la eurovelo, pero no son continuas. El otro problema con la señalización es que ahora no van indicando los Km. que quedan al siguiente punto, así que es difícil de planificar.
Con tanto retraso acumulado la llegada ha sido agónica, primero una especie de atajo para bicis que en otras condiciones y con btt hubiese disfrutado, pero a última hora…
Para terminar de triunfar el albergue esta situado en la montaña de detrás de la ciudad, por unas cuestas de desmontarse…llego y ya son las 7 y media, nadie en  recepción…peligro. Menos mal que dos monitores o profes que están con chavales me han ayudado encontrándome una plaza, aunque no sé que pasará mañana cuando les tenga que explicar que me he colado en una habitación, ya os contaré.

11 de Septiembre de 2010

Regensburg
Es sábado así que tengo que intentar comprar, ya que mañana todo estará cerrado, al final todo lo del alojamiento se soluciona, tomo el desayuno, y a pesar de estar preparado pronto continuo con el horario de días pasados, entre la bici, los niños, el barco y por supuesto el camino que nunca tiene lógica…La mañana es fría ya que estamos bajo la niebla, y tendrá que pasar casi dos horas poco antes de llegar a Regensburg que el sol se impondrá, y a partir de ahí de corto. La ciudad muy bonita con muchas cosas a ver y pena de no quedarme. La salida caótica como siempre, pero después mejora considerablemente, contando además con muy buen piso. Mientras avanzo tomo la decisión de quedarme en el albergue de la ciudad de Straubing, y aunque hoy solo haga 100km por fin llegaré un día pronto y podré descansar en condiciones. Estos días atrás me han gustado, pero todo el tiempo tengo la sensación de ir con prisa, casi sin parar, llegar tarde lavar, picar algo, y a dormir. A Passau quedan aun otros 100km y seguro que no habría llegado, aunque quizás entre medio??? Ya veremos que pasa. Mi objetivo ahora es llegar a Viena y desde ahí conectar con Budapest, para así el miércoles como tarde llegar. El problema como siempre es la ruta, ya que los Km. si son buenos se puede avanzar mucho, pero cruzar ciudades y pueblos es costosísimo y poco práctico, además las señales se suceden y se mezclan sin mucha lógica.
Straubing
Por otro lado los horarios son cosa aparte, si es más de las siete de la tarde ya no hay recepción en el albergue, pero si es antes de las cinco también está cerrado .La oficina de turismo hasta las diez no abre pero el sábado por la tarde ya esta cerrada además de tener toda la información en alemán. Ya que nos quejamos, que pasa con Internet, en la era digital cuando en España funciona gratis en todos los lugares públicos, aquí tienes que pagar en todo lugar para tener acceso, incluidos los albergues. La economía les irá bien, pero a base de comer helados, estar gordos y no tener Internet.



12 de septiembre de 2010

Segundo Domingo en ruta y sin percances, antes de salir suponía que de pasar alguna avería (muy probable según el técnico), sería en domingo que estaría todo cerrado, así que es el único día de la semana del que trato de ser consciente. Pero si algo han tenido en común estos dos domingos son la cantidad de gente que utiliza ese día el carril bici, hasta el punto de ser muy necesario el timbre. Gente de toda condición se lanza a estas zonas a hacer deporte y disfrutar.
Hoy he salido pronto (antes de las nueve pedaleando), pero aún así el día no me cunde, y para volver a hacer 100km hasta las cuatro. Aunque llevaba idea de continuar, por aquello de la hora, y que es Domingo, y que sino no veía Passau, he decidido hacer esta recta final más relajada aunque pierda un día, y el miércoles al llegar a Viena tratar de combinar con Budapest. En general la ruta muy bien en gran parte asfaltada, pero los problemas derivan de las ya variadas rutas que se entremezclan y confunden, además de lo atento que hay que andar en cada posible cruce, casi cada día hay algún ir y volver por el mismo camino al reencuentro. En lo que me queda espero no cometer más errores ya que he conseguido una guía “gratuita”, aunque en alemán, pero a estas alturas del viaje….todo controlado.
El albergue de Passau como buen Jugendhersberge en lo alto, en el castillo, he subido montado pero muy justito, y de noche tras la cena (Osobuco de cerdo con algo..especialidad de la casa junto al medio litro de cerveza), subidita igual y sin luz.
Justo antes de llegar encuentro fortuito con el señor del castillo…el puercoespín.

13 de septiembre de 2010

El día ha sido todo el gris salpicado de chubasquitos que le dan un ambiente otoñal que en pequeñas dosis se agradecen.
Agarraderos de bici en Linz
En el desayuno vuelvo a coincidir con el señor de Nueva Zelanda que ha llegado en tren y mañana pretende coger el barco a Linz. Hoy no tengo prisa ya que mi objetivo a priori es llegar a Linz. Salgo a las nueve y media, y al principio el carril bici va paralelo a una carretera con bastante tráfico, así que no es la mejor parte, en Niederranna, cruzo a la otra orilla para evitar tener que montarme en barquitos para cruzar, y aunque hay un trozo de carretera algo malo, enseguida se llega a un camping y te adentras en una zona mágica lejos de todo, con unas revueltas entre bosques dentro de una zona protegida.
Al salir de aquí la ruta continúa siendo buena pero el paisaje cambia, y poco a poco la industria y grandes construcciones se imponen, líneas rectas, diques, chimeneas..
Para mi sorpresa a unos 20 Km. de Linz el carril se acaba y tienes que coger una plataforma que cruza el río por 2,5 euros, y que le dá un toque curioso. Ya al otro lado el carril igual que empezó, junto a la carretera. Cruzo el puente y entro en un Linz que da muy buenas sensaciones, tranvías modernos, espacios, personalidad. En la oficina de turismo me muestran los albergues y alojamientos “baratos”, y todos quedan lejos del centro, así que para visitar mal. Miro el mapa y decido continuar a Mauthausen y ya veré. Son aun las cuatro. En algo menos de una hora estoy allí y el tiempo aguanta, ya hay señales de Grein aunque a más de 30 Km.…en mi cabeza comienza a pasar la idea de avanzar y mañana intentar del tiron llegar a Viena y conectar con Budapest si es posible esa noche. La motivación y el reto están ahí. Y de Aragón que es uno, con las últimas luces llego, habiéndome parado para solucionar una pequeña avería de unas señoras inglesas. Alojamiento in extremis después de encontrar alguno completo Para mañana quedan 170km, hoy han sido al final 162 sin preverlo.
Despues de solucionar la averia
Si la ruta continua por el estilo, bien asfaltada y bien señalizada se avanza bien, y podría conseguirlo .Mañana os cuento.


14 de Septiembre de 2010

La jornada no ha sido tan dura como se esperaba, más o menos kilometraje parecido a ayer pero a las 9 pedaleando y mentalizado de la llegada. Además  planifiqué la ruta más corta y perdí el mínimo (20 min.) en la comida. Los problemas llegaron con la entrada a Viena y una deficiente señalización. Buscando la estación del oeste ya ha sido sufrido, pero es que una vez allí, no hay sitio para la bici en el tren directo y me veo obligado a pasar la noche de tren en tren. Por si esto fuera poco no me informan que sale de una estación diferente (la del sur) que dista bastante, de todo esto me entero 20 min. antes de la salida preguntando en información. Comienza la locura, intento llegar con la bici pero imposible es la hora y aun no he llegado ni la encuentro. Vuelta a la del Oeste para quejarme y al llegar me dicen que sale otro en media hora de la estación del sur y con el tranvía llego. Sal corriendo, encuentra el tranvía, la dirección, móntate y a rezar. Llego con 3 minutos, vía 8…ufff...
Ya estaba todo controlado, pero con este horario no controlamos la combinación, así que la última sorpresa, llego a Györ a las 23:30 y mi tren a Budapest sale a las 4:44.Noche del martes en el andén de la estación. Tengo tiempo extra y tras unos pistachitos me siento afortunado.
Casi no he hablado de la ruta de hoy, no tan espectacular como ayer en general, pero con algunos trozos especiales como la ruta entre viñedos y frutales. Castillos en peñascos inaccesibles y pueblos con mucho encanto. Aunque he ido reflexionando sobre todos estos días y como terminaba una etapa, sin querer mi pensamiento principal y motivación es el reencuentro en Budapest.
Me alegro de haber terminado esta etapa y poder comenzar una nueva en Hungría con muchas ganas. Además las formas aunque de primeras no han sido las más positivas ahora a las 5 y cuarto tecleando en el tren me hacen sentirme a gusto, especial. Despertar con el ritmo de la nueva ciudad, desayunar…seguro que esta entrada en Buda (Deli), a la conquista de Pest será recordada.

2 comentarios:

  1. Que paisajes mas bonitos , cuantas penalidades pasas para verlos vale la pena , cuando se sale de españa se sufre mucho , imagino la gente te mira mal y piensa este esta loco , una locura genial . nose si puedes leer mis mensages ,desde ellos te doy fuerzas sicologicas claro para k puedas acabar esta aventura , un gran beso y k tengas buen tiempo

    ResponderEliminar
  2. Sarna con gusto no pica dice nuestro refranero popular...aunque a veces cuesta encontrate y disfrutar, necesitas salir para ver todo desde otra perspectiva, y entonces la magia se produce y te sientes afortunado de estar en ese preciso lugar.Gracias por el apoyo

    ResponderEliminar