sábado, 13 de noviembre de 2010

CEMENTERIOS

Como tantas y tantas veces tienes que estar fuera para valorar muchas de las cosas que tienes muy cerca, y una de ellas son los unos de Noviembre de cada año, que casi como rutina pasaron a ser un puente festivo más en el calendario, y una excusa más para salir de la rutina de cada uno


.En España es el día de los record en cuanto a la venta de flores, y es cierto que mucha gente aun viaja a sus lugares de origen para recordar in situ a los familiares fallecidos. Quizás es una sensación personal, pero ese día ha tenido siempre un punto triste en parte adornado por toda una influencia de un fuerte catolicismo contra el que nos posicionamos en nuestra generación.

En Hungria como en tantos otros paises se celebra ese mismo día visitando a los familiares desaparecidos en los cementerios y es igualmente fiesta nacional, así que muchos aprovechan el posible puente para descansar.Lo que a mí me ha gustado en especial es el ambiente que se respira en los cementerios, abarrotados de gente en su mayoría familias en las que se juntan todas las generaciones vivas, y en un ambiente muy natural colocan velas al atardecer en las tumbas de sus familiares y conocidos mientras los niños preguntan por sus antepasados y los mayores explican las anecdotas de las vidas de padres y abuelos, dándose de este modo un traspaso oral de información que crea una tarde mágica.























No hay comentarios:

Publicar un comentario