jueves, 21 de febrero de 2013

Paseando con esquis a Erata

El de hoy ha sido un viaje corto, intenso y conocido ya...pero también ha sido íntimo y en soledad.
Saliendo..


El aparcamiento de Cotefablo sin nadie, sol, bosque y la magia de llegar a la divisoria con Sobrepuerto con tantos pueblos y tantas historias contadas en las beiladas de cada casa..
Me acordé de Angelines y Susín, de las piedras, de las señales, de las gentes...
Mirando al valle del Ara




El cielo se fue cubriendo dándole ese aire enigmático a la montaña que te hace sentir aún más esa soledad buscada, ese silencio que te roba el viento al llegar arriba..

Ya no queda nada..














Suena el teléfono, y aparece el tiempo, hay que mirar el reloj y determinar la hora, calcular, cuando, como...ya casi me había olvidado....


En fin es hora de volver, de disfrutar de la nieve, el movimiento, de la llegada..
Nos vemos pronto.

El cielo amenaza..

No hay comentarios:

Publicar un comentario